Hablemos de procesados: ¿Qué son? ¿Son todos malos?

 El etiquetado es clave para identificar un buen procesado de uno que lo intenta parecer.

En la colaboración de este mes para Zafarache, periódico comarcal de la ribera baja, he tratado algunos mitos sobre algunos alimentos que podemos encontrar en el supermercado y que no son todo lo saludables que nos hacen creer las campañas de marketing y publicidad.  También he hablado de otros que podemos elaborar en casa de manera muy sencilla y no todos son saludables. Pues olvidemos la creencia de que todo lo casero es sano, no siempre se cumple.

Si hay un nutricionista por excelencia que considere experto en este tema, ese es Carlos Rios, creador del movimiento realfooding.  Aunque hay muchos más que se han único a este movimiento, que consiste básicamente en alimentarnos a base de alimentos sin procesar o con un procesamiento mínimo. Además, incluyendo alimentos procesados saludables y dejando atrás los ultraprocesados, estos últimos son los que nos intentan vender las empresas “matrix”.

Por ello, si os quereis pasar al lado realfooding, Carlos es el referente a seguir, aunque os podría decir muchos más que siguen esta filosofía como Gabriela Uriarte, Adriana Oroz, Juan Llorca, Aitor Sánchez y un largo etc….

Pero voy a intentar aclarar algunas dudas y conceptos básicos sobre este tema de moda.  ¿Qué es un alimento procesado?

En primer lugar, existen alimentos sin procesar o mínimamente procesados que deberían ser la base de nuestra alimentación.  ¿Qué alimentos son estos?  Son lo que a los nutricionistas o dietistas nos gusta llamar materias primas. Cualquier fruta o hortaliza seria un ejemplo de un alimento sin procesar y una carne/pescado fresco podría ser un ejemplo de mínimamente procesado,  pues no olvidemos que la carne que consumimos requiere alguna etapa de procesado aunque mínima. Si os interesa ya hablaremos de esto más adelante en el blog.

En segundo lugar, los alimentos procesados pueden ser saludables o no, en función de los ingredientes con los que están fabricados. Por ejemplo existen gazpachos comerciales saludables y otros no tanto.  Sara Garcés hace poco hizo una infografía para saber identificar un buen gazpacho en el super.

En tercer y último lugar, están los alimentos ultraprocesados que son aquellos procesados no saludables que tienen una lista eterna de ingredientes. Un claro ejemplo serian cualquier galleta del mercado , ganchitos varios, etc…..

En conclusión, no te dejes llevar por la publicidad de un producto, lo realmente útil lo podrás encontrar en la etiqueta y más concretamente en la lista de ingredientes.

Y recordar,

Alimentarse de forma saludable no puede ser tan complicado si te aportan las herramientas adecuadas. Pero sobretodo debemos disfrutar de este estilo de vida. Pues solo entonces seremos capaces de mantenerlo como minimo el 80% del tiempo.

Teresa Aliácar, técnico dietista y tecnóloga de alimentos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s